La Ley de Reforma Magisterial 

El Ministerio de Educación está decidido a implementar una reforma integral en favor del desarrollo docente cuyos objetivos son:

  • Fomentar el desarrollo personal, social y profesional de los docentes a lo largo de su trayectoria laboral.
  • Dotar de sistemas de apoyo a los docentes para que mejoren su práctica pedagógica y los resultados de aprendizaje de sus estudiantes.
  • Reconocer el buen desempeño docente y su participación individual y/o colectiva en esfuerzos de cambio educativo.

Esta reforma integral desarrollará estrategias que formen a los docentes para responder a los desafíos de la enseñanza, los asista para mejorar sus prácticas en el aula y la escuela, mejore progresivamente sus condiciones de trabajo, establezca una carrera docente basada en el mérito, reconozca el buen desempeño docente, motive a los docentes para elevar los estándares de la profesión y promueva la revaloración del saber docente por la sociedad.

Un elemento central de esta política integral de desarrollo docente es la Ley de Reforma Magisterial N°29944 que incluye en un solo marco legal a todos los docentes al servicio del Estado. Esta Ley recoge lo mejor de las normas magisteriales anteriores y amplía las oportunidades de desarrollo profesional para todos los docentes.

La Ley de Reforma Magisterial es meritocrática, con principios de equidad, orden y transparencia. No solo es una Ley para propiciar un aumento en las remuneraciones docentes. La Ley de Reforma Magisterial norma las relaciones entre los profesores y el Estado a su servicio, sus deberes y derechos, formación continua, carrera pública, evaluación, proceso disciplinario, remuneraciones, estímulos e incentivos.

Están comprendidos en ella los profesores que prestan servicios en las instituciones y programas educativos públicos de Educación Básica y Técnico Productiva, en el Ministerio de Educación, las Direcciones Regionales de Educación y las Unidades de Gestión Educativa Local.

Con la Ley de Reforma Magisterial, pasaremos a tener más de 250,000 docentes en una misma Ley meritocrática en la cual el Estado pone reglas precisas para reconocer los méritos de los maestros así como para ascender en su carrera y establecer claramente sus deberes y responsabilidades.